lunes, 21 de marzo de 2011

El guionista y la primavera


Haciendo referencia a una supuesta capacidad que tengo para los contactos en este mundillo, hoy me dijeron a la cara que parecía la Paris Hilton del guión. Puta, ésa no era la intención al abrir este blog.
            Me pregunto, ¿cuántas alumnas de escuelas de cine y cursos de guión no tendrán la fantasía de follarse al profesor? Si con la misma fuerza y pasión con la que explica las cosas, seguro ha de coger-. Con este tipo de preguntas luego no sé cómo me extraño por ganarme hiltonianos adjetivos.
            En un papel arrugado y tirado en el suelo de un salón de clases hace tiempo encontré:
El talento del guionista. Ta-lento, ta-rápido.  ¿Qué es el talento? Una capacidad. ¿Dónde se encuentra? Entre el cerebro y las manos.
¿Cómo se distingue? Sopesándolo con las necesidades clásicas: interés, originalidad, emoción, historia, etc.
Si aportas, no importa. Si no aportas, importa. (Mientras aportes en la creación colectiva, no importa que tu carácter sea una mierda, si no aportas, sí importa.)
            Esta semana pasada me preguntaron si era capaz de escribir sobre el guión con un humor blanco, o sea, “…para todos los públicos que no saben qué es un guión”. Yo no respondí. Todavía estoy pensando qué decir. Aunque me queda la sensación de que si acepto, entonces correré el riesgo de ser la Carmen Boullosa del guión. Qué horror. Dios mío, si yo soy anarquista. Si soy un rebelde de la historia.
            El chisme, el dichoso cotilleo, ya lo han dicho por aquí antes, es el alma del guión. Si un guión  no lo puedes reducir a un juego de dimes y diretes, a un chisme, o sea, a una idea: 
¿Sabías que Fulanito mató a Menganito porque se estaba trajinando a Sotanita?
es porque ese guión es demasiado complicado. J
Bromas aparte, el chisme vendría a ser la historia, la trama y los personajes en una frase, todos ellos reducidos y comprimidos para formar el storyline. Pero un guión se hace sobre todo de ideas y temas: 
Quiero retratar la vida de una rata como metáfora de la urbe en la que vivo
Quiero hablar de la mierda, la soledad y el abandono. Pues cuéntame un chisme que hable de ello y ya vemos luego si te compro el guión.
Siento que a veces el trabajo de guionista NO es complicado, y NO se debería hablar mucho de ello. Tomar de ejemplo al carpintero, que NO habla de su trabajo, y humildemente reducirme a, saben qué: al NO. La bella negación del mundo.
Cuanto más me dicen que la vida NO tiene guión, más pienso en Romeo y ese su “soy un juguete del destino” de la obra del Guillermo Secspir. Me entrego a lo que soy, a lo que sé que me sucederá. Al amor y la muerte, como las grandes historias mexicanas.
Los personajes sólo se entregan a su destino al final de tragedia.
Aunque a veces no haya tragedia sino alegría y primavera. O al menos tranquilidad por dejar lo viejo arrumbado sin dejar su parte importante de lado, sino revitalizándola para que se transforme en algo realmente nuevo. Estando abierto a vivir un divertido y eterno primer acto, en el que se presentan todos los personajes y planteamientos. Pero el segundo acto aparecerá, romperá lo dicho, traerá a sus fuerzas oscuras y sus nuevos personajes y…será la rueda de la historia de nuestras vidas. Quién dirá…

6 comentarios:

Anónimo dijo...

y bueno, que ese segundo acto sea interesante con las nuevas flores que traerá esta primavera para que el tercer acto nos lleve a un clímax con un final que sea el principio - continuación de la mejor historia: la nuestra :)

rgb

Miguel A.M dijo...

Estoy pensando en cuál es el chisme de mi vida.

Me voy a la cama.

Un saludo ;)

Anónimo dijo...

La cama es un buen lugar para comenzar la primavera. Ahí nacen muchos chismes y muchas de las historias que más nos emocionan. Tod@s a la cama!

fushafusheresca dijo...

recuerdo esta mención en la charla en la ibero a los chavos de GUIONISMO...
juntemos chismes, pequeños, para hacer grandes HISTORIAS...

El inquilino dijo...

Qué tiempos más chidos he pasado contigo en Puebla, Marisol. Expos, charlas y cafés...porque en la fiesta siempre te retiras antes. Saludos a la familia, que estés muy bien!

El inquilino dijo...

Al final esta primavera está siendo la más triste y trágica de mi vida. Saludos solares, aunque bastante equilipsados por las lágrimas.

Licencia Creative Commons
el inquilino guionista se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.