lunes, 23 de febrero de 2015

Homenaje póstumo a la guionista Marina Stavenhagen

Por tercer año consecutivo asistimos a la entrega del homenaje o reconocimiento para guionistas mexicanos titulado REC, Reconocimiento de Escritores Cinematográficos. Y la cosa, seamos sinceros, va de mal en peor a todos los niveles: organización,  reconocido y  público. Aunque el entorno en el que se realiza, La Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, tampoco es muy halagüeño: año tras año va pa’tras, como los cangrejos… Así es la cultura de esta ciudad: nivel venta de libros en el metro, no más.

Queremos aclarar que un reconocimiento como éste lacera la profesión de escritor cinematográfico o guionista en México. Profesión que el mismo organizador del REC, un tal José Antonio, no se aclara a denominar sin asirse de culpas y prejuicios. Para él, decir guionista es cosa menos que insultar, pero cuando nos va a denominar como escritores cinematográficos, se le traba la lengua, se le entumece el cerebro, se equivoca y se hace bolas él solito. Y no las únicas víctimas de su dislexia, a los cine-fotógrafos les llama cinematógrafos, no distinguiendo entre el aparato y el artista que lo maneja. Da la sensación que este señor, en la primaria, fue el tonto del salón pues dice las cosas sin saber bien-bien qué dice, mal aprendidas de memoria, esperando el beneplácito y la aprobación de sus maestros o profesores.

¿Pero por qué merma a la profesión este homenaje? Porque lleva varios años y todos lo desconocen, porque pese a que el susodicho organizador goza de ayudas y becas de numerosas instancias públicas, nadie en la industria mexicana lo quiere tener muy cerca y mucho menos lo toma en cuenta, porque ahí, en el REC, nadie tiene la más mínima idea de guión o escritura dramática o dramaturgia, más bien al contrario, nomás dicen puras sandeces y sinsentidos, o si no, sigan leyendo…

Un reconocimiento a Marina Stavenhagen debía tener como mínimo cierta polémica, pensamos nosotr*s, pues la estudiante de guión vuelta burócrata, gestionó Imcine con favoritismo y vehemencia hacia sus allegados. Y recientemente ha sufrido por ello: además de la correspondiente multa millonaria, son muchos los cineastas que han puesto sus barbas a remojar no vaya a ser que la deriva corrupta les salpique a ellos. Por eso, esperando que la cosa estuviera candente en esta ocasión, no sólo enviamos un reportero de El Inquilino Guionista al evento, sino dos... Aquí tienen pues, dos crónicas al precio de una.

PRIMERA CRÓNICA
REC
Estamos aquí reunidos para honrar y apapachachar a Marina Stavenhagen, señaló José Antonio Elo, director y fundador de la asociación civil Cinérgica, organismo que desde el año 2008, otorga el “REC”, Reconocimiento a los Escritores Cinematográficos, en el marco de la Feria del Libro del Palacio de Minería de la Ciudad de México*.
*Los escritores que han recibido el “REC” a la fecha son: Beatriz Novaro, en el 2008, Guillermo Arriaga, en el 2009,  Francisco “Pancho” Sánchez, en el 2010, en 2011 a Xavier Robles, Antonio Orellana en 2012, en 2013 no hubo galardón, en  2014 se otorga a Paz Alicia García Diego y este 2015, a la polémica Marina Stavenhagen.La selección del galardón la realizan en común acuerdo la Asociación Mexicana de Filmadoras (AMFI), la Asociación Mexicana de Productores Independientes (AMPI), el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM (CUEC), el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), Cinefusión de la Universidad de Guadalajara, los Estudios Churubusco Azteca (ECHAZA), la Filmoteca de la UNAM, el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), y la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), con el auspicio de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) y con el patrocinio de LCI Servicios Financieros, además de las plumas Waterman.
Las butacas del salón de la Academia de Ingeniería están a medio llenar, ocupadas por familiares y amigos de la premiada, no se distingue la presencia de la prensa, a excepción de su servidora y de su jefe de editorial, quien ha indicado su gusto por hacer un artículo-reseña a cuatro manos o en dos columnas. A ver.

El evento inicia, los invitados toman sus lugares para hablar cosas bonitas de la premiada; nadie se anima a iniciar formalmente, ni siquiera el moderador, Elo. Se pintan todos de modestia y sencillez hasta que la actriz Dolores Heredia toma la palabra y agradece el trabajo de Stavenhagen, recordando su primer trabajo juntas hace 30 años. Casi tengo un déjà vu de la premiación de REC, 2014, a Paz Alicia Garcíadiego, donde también inicia la actriz Patricia Reyes Spíndola, quizá también sea porque ambas actrices, Spíndola y Heredia, están sentadas en el mismo sitio o quizá el guión de esta ceremonia está poco revisado. Muy mal porque la ceremonia no tiene pies ni cabeza, otra vez.


Y es que casi los mismos integrantes que conforman las mesas tanto de 2014, como de 2015, están presentes, salvo Hugo Rodríguez, el primer marido de Stavenhagen, y Cassandra Ciangherotti, quien relata la maravillosa experiencia al encarnar a Fernanda en el filme Viaje Redondo, un personaje tan completo y con una perspectiva femenina única. Me llama la atención que no se mencione que Beatriz Novaro es coguionista de la misma película.

En general hay un ambiente caótico, el entrar y salir de los asistentes - en pleno acto–que de por sí son pocos-, la cara de susto de los participantes, los silencios incómodos, las obviedades como que la importancia del guionista en la industria del cine, me hacen pensar ¿quién carambas es este hombre que se conduce como moderador, que toma la iniciativa de un premio a la escritura? ¿Es escritor? ¿En realidad a qué se dedica como para tener este espacio en la UNAM, dar un premio a  la escritura del cine, hablar del guionismo como algo muy importante pero del que se nota no tener mucha idea? Porque una, honestamente, llega a la premiación esperando entender, aprender sobre la trayectoria de un escritor de cine, y no encontrar algo muy parecido a un farandulero del cine, encabezando una premiación.

Quizá mal interpreto las ganas de hacer una premiación coloquial y relajada. Seguramente este hombre ha trabajado, se ha vinculado lo necesario como para encabezar desde 2008, el REC.

Horas después, busco información del promotor de la causa del guionista y encuentro muchas ligas a instituciones, declaraciones a favor de los presentes cuando algún escándalo, que imparte el Seminario de Experiencia para Productores organizado por Cinérgica, cuyo objetivo es brindar a productores y cineastas elementos tanto para apreciar la calidad dramática de una obra, como para vislumbrar sus cualidades y retos en términos de producción, dirección y distribución. En otras palabras, cómo definir si una historia vale la pena, es sólida, y puede ser llevada a la pantalla… ¿Qué? Sigo sin entender… Y es cuando llego a una pequeña semblanza, donde comprendo los silencios, los pocos ejemplos, las palabras en este premio, el perfil de los asistentes: Es que esta edición del REC para Marina Stavenhagen –aunque ella también es escritora- , fue el premio de consolación al Promotor Cinematográfico.

Si hubieran aclarado esto, uno ya asiste orientado y con otra expectativa. De cualquier manera, sigue manifestándose la necesidad de un gremio de escritores que se tomen más en serio su profesión y sus escaparates.

SEGUNDA CRÓNICA
Notas y apuntes durante el Rec.

“_Con paso dócil hacia lo que jamás será un cadalso para ellos, entran el realizador de cine Hugo Rodríguez (ex marido de la homenajeada) y algunos otros beneficiados por la era, por el sexenio de la burócrata-política vuelta guionista de postín, que salvando muchísimo las distancias y de lejos, podría asemejar el caso aspañol de aquella nefasta Ministra de Cultura llamada Ángeles Sinde(mocracia), quien también solía decir que era guionista… Además del ex marido también entra pero más dócil aún, el también realizador de cine Gerardo Tort, actual marido de la homenajeada. Por lo que parece, la cosa va de algo tan mexicano como familia entera se beneficia del erario público, hasta el perro se llevó su tajada, seguro.”

“_Son tiempos duros para la Stavenhagen. Pese a tenerla a escasos cuarenta centímetros de mí minutos antes de empezar el homenaje, no la reconozco, mucho menos me aclaro a escribir su nombre, espero que el corrector de estilo de El Inquilino Guionista haga su trabajo. ¿Staven-qué? Vale verga. Pese a todo, a la burócrata le sienta bien la peluca que trae puesta, algo dice eso a su favor.”

“_Cenizas de las cenizas de la guerra de Felipe Calderón, que según recordamos, produjo a través del Imcine y no siempre de forma clara, películas patrioteras con su marca MÉXICO 2010. Cinco años después, los beneficiados por el sexenio de la rancia derecha mexicana, son sesentones posmodernos de cuya cercanía uno huiría, por muy cineastas que aseguran ser, para muestra, frente a mí tengo varios botones.”

“_¿Y el cine? Seguirá sin ellos. ¿Están muertos para el cine mexicano? Ojalá. ¿Seis años no son nada? Si trabajas para el gobierno pesan, y ensucian. Me pregunto qué hago de nuevo en el evento para escritores más aburrido del año. Parece un entierro. Pasan cuatro minutos y el primer invitado se va, qué envidia. Desde el principio, los allegados de Marina aclaran que están ahí para apapachar a la homenajeada. Además, tengo la palpable sensación que tanto la señora Stavenhagen como toda su familia cinematográfica asistente, son de los que ningunean a los guionistas.”

“_Otra burócrata al servicio del Gobierno y Televisa, la señora Lorena Salazar, de la Sogem, está en la mesa. Junto a la ya no tan joven actriz Cassandra Noséqué (intenta sonar italiano pero suena a Changonoséqué), está la senior actriz Dolores Heredia, que habla de tiempos pasados pero no aclara ni dónde ni con quién los vivió, amén de las barbas que demuestra al designar a la señora Marina como la gran promotora del cine mexicano. Hay que joderse…”

“_Qué horroroso es este dizque premio REC, es tan malo como la gestión del cine en este país. Tras asistir varios años al evento, creo que ya no voy a volver. Y nadie se atreve a decir lo que aquí todos están pensando: Marina Stavenhagen, descansa en paz. Ésta es tu cordial despedida: …no era tan mala como decían, gracias a lo que ella me dio en Imcine pude comprarme una casa y mandar a mis hijos a Europa, se podría alcanzar a oír si uno leyera la mente de alguno de los cuatro gatos invitados que hay”.

“_La de la Sogem pensó que Mariana era un monstruo que no respeta los derechos de autor, pero aclara que se equivocó, que en México todos los respetan. Eso sí es de emputarse. El organizador habla de otras premiadas en clara referencia a la señora Paz Alicia Garciadiego, de quien halaga sus cualidades como guionista, pero de Marina sólo alcanza a decir que le tiene cariño. Los otros amigos, en marcado silencio no dicen nada, algunos hasta se levantan ¿a fumar un cigarro? Seguro no vuelven. José Antonio (apuesto a que en la intimidad le llaman Toñito), el susodicho organizador, hasta pide un aplauso para sí mismo. Repitiendo el rollo de que ahí están para agasajar a la homenajeada, aplaude cada cinco minutos de reloj. Definitivamente, es una despedida (ojalá).”

“_Su amiga actriz (no diremos si la menos joven o la senior), no sabe ni qué carajos ha escrito Marina, ¿será porque nadie recuerda lo que hizo o será porque no importa? Será porque sólo escribió lo que han hecho sus maridos sin saber muy bien hacer cine. Y no hay que olvidar: pagado con los impuestos de un país donde la gente se muere literalmente de hambre. Pero no es culpa del cine que se mueran del hambre, todo hay que aclararlo, es culpa de los políticos que son amigos de los que producen este cine.”
“_Nos preguntamos por qué no habrá venido la única amiga que posee Marina (y querida por todos nosotr*s), la guionista Beatriz Novaro. Lo raro es que ni la menciona cuando habla de “Viaje Redondo”,  la película coescrita junto a ella y en la que apareció la Cassandra Noséqué, asistente al homenaje. Aquí hay gato encerrado y no queremos saber más, no vaya a ser que huela peor.”

“_Según el argenmex Ogro Rodríguez, perdón, Hugo Rodríguez, que, tras muchos años en la capital azteca ha aprendido el arte del cantinfleo a la perfección: Las mujeres guionistas tienen una visión misógina de las historias, Marina no. A lo que responde Marina, con ese tono soporífero que la caracteriza, que ella sólo es una espectadora, una lectora que quiso ser escritora, pero que jamás supo dejar ir a sus textos. No hace falta que lo jure.”

“_Qué hueva, qué aburrido, todos aguantando su quijada sobre la mano, cuando Marina parece que da a entender que ella odia a los actores, pues no han sabido interpretar bien sus escenas. Pero admite que así se aprende, o sea, ¿malgastando el dinero del Imcine? Yo no soy ni una experta, ni una profesional, por fin lo aclara Marina para que el personal se despierte, pero ahora tengo muchas herramientas, ideas y experiencia.”

“_Esto es una invitación para que conozcan a Marina, no es un homenaje póstumo, ofrece dicho el contrapunto al sopor José Antonio, el organizador. Ya salió el peine.”

“_El escritor de literatura no puede ser escritor de guiones, dice Marina, pues escribe monólogos de cuatro páginas”, ¿eso es todo lo que ha aprendido esta señora durante tantos años? ¡Menudo cliché! Cuando de pronto, la actriz (ya no sabemos cuál de las dos), admite que está en ese homenaje póstumo porque va a salir en la próxima peli del señor Tort y la señora Stavenhagen, de la que sólo ha leído el primer tratamiento del guión aunque no sabe muy bien de qué va.

“_Según el señor Rodríguez, en teatro la estrella es el autor mientras que en cine es el director, pues dirigir dos veces el mismo guión es casi pecado. Este señor todavía no sabe que hay una cosa llamada remake. De un buen guión a una buena película difiere, pues el director es el que dice por dónde vamos, apunta Hugo. Ahora entendemos por qué hay tanto buen guión mal dirigido en este país. :/ La ley en una peli es el productor, aseguran las dos actrices. Eso de que las actrices son tontas y se acuestan con los guionistas es puro cuento viejo, pura mentira. Me gusta el cine porque nunca nos ponemos de acuerdo, está padrísimo, cierra el homenaje con esta frase la homenajeada. Ahora sabemos por fin, cuál fue la piedra angular de su gestión frente del Imcine mexicano durante seis años… Ay, dios, ni aunque me pagaran me podría autocensurar.”

La primera vez que asistimos al Rec: Antonio Orellana: republicano, guionista y hombre

6 comentarios:

Andrés R. Castro H. dijo...

Tenaz!

El inquilino dijo...

Tenazas?!

José Antonio Elo Lagarde dijo...

Inquilino Guionista:

Mi nombre es José Antonio Elo. Lamento no poder dirigirme a ti por tu nombre real pero como no firmas tus artículos lo desconozco.

Antes que nada quiero agradecer tu interés por el Reconocimiento a Escritores Cinematográficos, iniciativa que como sabes, encabezo. Veo que prácticamente desde la fundación de tu blog has asistido a todas las ceremonias. Y en particular agradezco la gran atención que brindaste a la edición 2015 pues las trece cuartillas que escribiste al respecto son mucho más de lo que cualquier otro medio le haya brindado.

Te escribo hasta ahora porque apenas hoy leí tu artículo, que me llegó de rebote por otra publicación en Facebook.

También te agradezco las críticas que haces. Mucho me ayudan para ver el REC desde afuera procurando corregirlo y mejorarlo. Entre ellas por ejemplo, mencionas mi dificultad para hablar y tienes toda la razón. Mi afasia (que no “dislexia” como tú la llamas), ciertamente va de mal en peor, cosa que me duele profundamente porque mucho de lo que hago requiere del habla en público. Quizá deba dejar de conducir mis cursos, seminarios y el mismo REC, porque la causa es un problema de salud con más de 20 años que me ha venido degradando. Pero en fin, por lo pronto me alienta que, no obstante mi afasia, muy buena atención pusiste a todas y cada una de mis palabras.

Te comento que no comparto muchas de las opiniones que expresas en tu artículo, pero las respeto todas. No apruebo tus formas ni el cómo te expresas de cineastas y amigos, pues me parecen groseras y hasta cobardes, pero estas en tu derecho. Y por último te aseguro que varias aseveraciones son erróneas. Mucho de lo que dices adolece imprecisión, está fuera de contexto y en algunos casos es falso. Desconozco si se trata de ignorancia, negligencia o nomás de mala voluntad, pero por lo pronto a mí, que disfrutaba muchos de tus artículos y comentarios concediéndote conocimiento de causa, me obligan a creerte menos de la mitad de ahora en adelante.

Me da la impresión de que tus notas son más que nada tus muy personales opiniones y juicios. Sin embargo, si algún día te llegara a interesar conocer mi opinión, datos y observaciones, estoy a tus órdenes para echar una platicada en persona o por teléfono.

Saludos

Toñito

El inquilino dijo...

Hola José Antonio Elo Lagarde, me permito "mostrar" tu comentario pese a que está oculto y/o borrado. Si quisieras borrarlo definitivamente sólo tendrías que eliminar la publicación entera. Y lo muestro porque no nos gusta ocultar nada en esta página, ni lo bueno ni lo malo. Si me permites, vamos por partes. Muchos de los artículos están firmados por guionistas que no siempre quieren mostrar su nombre. Pero éste en particular esta firmado por mí, Aarón Romera, y por otra guionista que sí quiere mantener su anonimato. Si eres lector de El Inquilino, habrás visto que la autoría del blog ya salió a la luz hace tiempo, o sea, que yo, Aarón, no oculto mi identidad. Como también es cierto que no sabíamos lo de tu enfermedad y pensábamos que estabas borracho en este último Rec, pues los años anteriores estabas fresco como una rosa. Una disculpa por el atrevimiento de nuestra ignorancia. Por otro lado, es cierto, para las pocas y casi nulas cosas que se hacen en México en relación al guión, teníamos al REC en un alto estándard, lo apreciábamos y creo que sólo faltamos a uno, el que no se realizó. Fe de ello son los artículos que has leído y mencionas. Entonces, ¿por qué este tono en el último artículo? Porque este año estuvo fatal. Porque Marina es una política-burócrata y condenada por robar dinero de las arcas públicas y beneficiar a sus cuatro amigos, y además, amigos mediocres, pues sus películas no las quieren ni en pirata. Amén del nivel de los invitados, este año, que estaba por los suelos, ¿por qué? Más de lo mismo: más amigos/beneficiados por la señora Marina. En resumen: este año se ha notado mucho la total cercanía que tuviste en el pasado sexenio con Marina. Y si fuera en una fiesta en tu casa, no hay problema. Pero el Rec debería ser algo público (¿o a poco el dinero que gastas en él viene de tu bolsa?) y sobre todo, debería ser algo de los guionistas para los guionistas. Lo siento, pero este año nos hiciste perder el tiempo, y eso nos hizo estimar al Rec menos y además nos encabronó. Por eso el tono del artículo, que aunque sea una estupiez decirlo, ojalá no te lo tomes tan personal y al año que viene hagas al REC más grande y no decaiga lo que conseguiste en otro años. Que lo de Marina la ladrona sólo sea un bache en el camino. Y es más, nos daría igual que fuera una ladrona si al menos hubiera hecho alguna peli o hubiera escrito un guión pasable, porque Viaje Redondo es una BASURA supina pagada con nuestros impuestos. En un país donde el 60% de la gente es pobre, pero de verdad. Si quieres, con todo gusto te ayudamos otro año a mejorar el changarro. Pero por favor, aléjalo de la política. Ni en México ni en ninguna parte, los políticos y sus lacayos (¿tú lo eres?), son trigo limpio, aunque sean del IMCINE. Y perdona si esto te suena a discurso, pero es que lo de Marina no tiene nombre. Joder.

Anónimo dijo...

"no nos gusta ocultar nada en esta página"
No, solo sus nombres.
Qué sagacidad. Bravo.

El inquilino dijo...

Y lo dices tú, que firmas como anónimo, jaja. En el comentario de arriba está el nombre, para los que como tú se crean polis. Quizás no lo hayas leído.

Licencia Creative Commons
el inquilino guionista se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.