jueves, 21 de marzo de 2013

¿Cómo escribir un guión barato?


Inquilino, ¿me podrías dar algún consejo para escribir un guión barato, de bajo presupuesto y realizable? Estoy cansada de que me digan que mis historias son caras.
Jo, qué pregunta…

Filmar una película es relativamente caro y escribir sale relativamente barato, por eso los pobres guionistas siempre optamos por la segunda opción. Aún así, se puede filmar un largometraje con cuatro monedas de oro (los más baratos que yo conozco rondan los 10 ó 12 mil dólares) así como también se puede perder toda una vida escribiendo un buen guión.
            Conociendo la total relatividad del escribir y el filmar __y más en estos tiempos del HD__, intentemos encontrar ahora ciertas características que hagan que tu guión cueste poco o casi nada de rodar. Claro, siempre y cuando cuentes con una cámara, con unos actores que se traigan el vestuario de su casa, el maquillaje del neceser de su mamá, y el taco al pastor sea su única dieta lo que dura el rodaje. Ah, y tener un amigacho que te haga el sonido no vendría nada mal...
Para empezar, una buena opción es escribir lo que los gringos suelen llamar el kitchen sink drama, que es algo así como el drama de fregadero de cocina, o sea, el drama familiar, imagina: adolescentes embarazadas, un hijo adictazazado hasta del agua del excusado, el padre que es infiel con la vecina que pone en peligro la unidad familiar, la madre sufridora que se cansa de serlo, el tío depresivo crónico, la niña fea que se cree princesa, etc, etc.
A este drama humano (lo humano siempre es susceptible de ser intenso y barato sin caer en el teatro grabado ni en la telenovela) hay que ponerle ciertas limitaciones: una o dos locaciones, dos-tres personajes principales y pocos props, o sea, poca dirección de arte.  Si tienes pensado producir tú tu propio guión haz una lista del material humano y los valores de producción con los que cuentas y escribe una historia a partir de ellos. Algo así como: cuento con éste y otro amigo, con la casa de mis padres, con la tienda de abarrotes de mi abuelo, con el jardín de mi tía, con el bar al que siempre me voy a emborrachar… Con esa misma línea de pensamiento hace muchos años escribí, dirigí y produje mi primer corto… y el segundo. Y te aseguro que funciona, siempre y cuando te devanes un poco los sesos buscando la historia más original con todos esos elementos y circunstancias dadas.
Céntrate en los personajes y en sus conflictos inmediatos y evita cualquier efecto o artificio literario que no sea necesario, sobre todo evita flashbacks y sueños… ¿Por qué? Porque una narrativa limitada en espacio y tiempo suele ser un poco dura de digerir como para que además ralentices la historia usando técnicas explicativas. Es conveniente escribir una historia lineal y clásica, dan mejor resultado cuando no hay dinero y hasta incluso puede “dar el pego”, el chicle y pega, y parecer que costó mucho más de lo que en realidad fue. La buena noticia de todo esto es que con grandes limitaciones puedes centrarte sólo en conseguir una historia intensa y fuerte. Usando tu cerebro e imaginación, ya que por suerte todavía no hay que pagar por ello.
 Recuerda... Muchas locaciones = muchos días de rodaje + Muchos personajes = muchos actores. =  Mucho dinero.
Hay historias que puedes escribir pensando sólo en tus dos mejores amigos sentados en un parque. Eso se ha hecho y se sigue haciendo. Son historias basadas en dos personas hablando sobre un tema más o menos interesante y con más o menos sentido del humor. ¿Pero de qué hablan? Eso nos lleva a algo importante para ahorrarte lo cuartos: escribe diálogos, hacer que los actores hablen es lo más barato que puedas imaginar junto con escribir grandes secuencias de pura imagen contemplativa (tan baratas y características de la cinematografía mexicana actual); no hay nada más "casi gratis" para un guionista que esos dos extremos: diálogos y contemplación.
Pero si pasas olímpicamente del rollo dramático-familiar, intelectual-cómico woodyallenesco y contemplativo artístico, y a ti lo que te va es la caña, la rudeza, la madrina que dicen en México, busca locaciones que estén abandonadas y que sean totalmente gratis, ¿ahora sabes por qué se usan tanto en la películas de terror? Efectivamente, porque son muy baratas de conseguir.
Escribe cine de terror. Junto con el cine porno, es el cine de más bajo presupuesto que hay, pero creo que ahí l*s guionistas no somos tan necesarios como nos gustaría. ¿Por qué razones el cine de terror cuesta poco? Pocas locaciones (casas viejas, escuelas, lugares abiertos como bosques), actores reales o no conocidos (todo el mundo puede transmitir pánico y terror), planificación que busca el golpe de efecto que da el suspense (planos largos y lentos)… Conozco escritores-realizadores-productores que llevan años viviendo de esos subgéneros, incluso también le dan al gore: hacer sangre artificial no cuesta nada y siempre impacta. El cine de terror, por malo que sea se vende y se compra por doquier, de hecho creo que en número de producciones es el que más se ve en todo el mundo. ¿Por qué? Porque la mayor parte de consumidores son adolescentes y los adolescentes son el público primordial del cine.
Ideas sueltas para abaratar tu producción:
Intenta transformar tu garaje, tu casa, tu habitación en un set de rodaje. Con poco que hagas, (cambiar la decoración, la iluminación, los muebles, el color de las paredes y sobre todo el punto de vista de tu plano) un mismo lugar puede ser hasta 20 lugares diferentes.
Reduce más el número de personajes: une varios en uno.
Escribe un guión que esté en el límite de un largo: 70 páginas es el número ideal. Un guión corto aumenta las posibilidades de tener entre manos una historia más barata.
Desarrolla escenas que ocurran siempre de día con luz natural y nunca de noche, es una práctica común en el mundo del videohome mexicano.
Escribe una historia que ocurra en una sola locación (recuerda Familia, de Aranoa) aunque los más puristas del medio te dirán que tu peli es “un corto alargado”, pero no les hagas caso, es pura envidia…
Nunca uses animales o niños, esos te harán perder tiempo, y por tanto, parné…
Recuerda la peli aspañola (Burried) del tipo ése que se la pasa encerrado en un ataúd secuestrado en la guerra de Irak. ¿A qué le apuesta? A la creación de ambientes sonoros… De hecho casi todos los cambios de escena están supeditados a un cambio sonoro. Apuéstale al uso de ruidos y sonidos de un modo dramático, que hagan evolucionar tu historia.
Las relaciones de pareja (sean dramáticas o cómicas) suelen ser también un tipo de historias bastante baratas de producir, y bastante divertidas y catárticas de escribir.
Insisto, si vas a producir tú tu propio guión usa el equipo mínimo necesario. Hazte, como muchos cortometrajistas (sobre todo aspañoles, que están más alejados de un sistema industrial como el mexicano) todólogo: tú lo haces todo, consigues el vestuario, el arte, haces la foto, etc. Pero no olvides algo importante: los escritores lo que necesitamos es escribir, sólo así se cuentan las historias. Independientemente de si eres o no alguien a quien le importa la producción, escribe. Si los escritores sólo nos fijamos en lo que no tenemos muchas historias nunca se llegarán a contar. Pensar sólo en cómo vas o van a producir tus ideas es el mejor modo de no escribir nada, de paralizarte y caer en el clásico bloqueo de escritor.
¿Quieres lo más barato? Sé un guionista guerrilla para guerrilla filmakers.

5 comentarios:

Martín dijo...

Pues me están entrando ganas de rodar mi primer largo, en México y con cuatro pesos.
Voy a marcarme fechas.
Muy buen artículo.

Anónimo dijo...

Cuando leí el título del artículo creí haber encontrado la panacea del guionista con varios guiones por vender. Pensé que el contenido del mismo te haría evitar esos "Encuentros Cercanos del Quinto Tipo" con esos Videohomeros que me querían regatear mi creatividad e inspiración. Alguna vez me ofrecieron $5,000 pesos por escribir un guión para un video home "urbano", pues el "productor" que era además el "director" y el "fotógrafo", no se le "daba" eso de escribir, y también con mucha seguridad afirmó que los guionistas son quienes menos cobramos por nuestro trabajo en una película. Me dice: "No, eso del IMCINE y las producciones de millones de pesos es una mafia, yo por eso hago video homes, invierto $200,000 pesos y le gano esos $200,000 pesos, por eso te ofrezco eso, no me da para más". Entonces al leerte, Inquilino, sentí una gran motivación por seguir escribiendo para mí, pues prefiero hacer un corto de autor que nadie "entienda" que regalar mis ideas a un tipo que no merece tener ni el presupuesto ni los fierros para realizar aunque sea un ideo home.

El inquilino dijo...

Escribir para uno mismo nos hace maestros, escribir para los demás nos hace buenos empleados... Gracias a los dos por sus comentarios, yo me alimento y me inspiro con ellos. :D

ignacio Ortiz dijo...

No olvides que entre el diálogo y la contemplación, puedes filmarte sacándote un moco ante el espejo. Y si no es cine, no te preocupes; afortunadamente, como diría W. Allen, existen los franceses.

El inquilino dijo...

El cine está en los ojos del que mira, Fernando.

Licencia Creative Commons
el inquilino guionista se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.