martes, 26 de julio de 2011

Autoayuda para guionistas

Estoy triste, bloqueado, jodido. Estoy drogado porque me da pánico volver a la realidad y darme con el hocico contra el suelo. El problema es la presión, y el haber prostituido este don divino de la escritura, el hacer de mi placer mi trabajo. Si nada vuelve a ser lo que era, estoy hundido.

            Encuentro por la red:
Hola a todos. Aspiro a ser guionista de cómics, pero, creedme, no es fácil. No es que escribir suponga un esfuerzo considerable, pues escribir guiones (y más si se trata de un cómic, ya no de una película o serie de televisión) es más sencillo, en mi opinión, que escribir prosa tradicional (novela, relato, poesía...) No quiero menospreciar el guión frente a la novela, por ejemplo, pero sí es cierto, al menos, insisto, en mi opinión y con la experiencia acumulada de años, que resulta menos, digamos, desbordante para una mente creativa como la míaEl objetivo de este post es solicitar ayuda al respecto, ¿soy o no escritor? Agradeceré si alguien puede ofrecerme una respuesta. Estoy desesperado.”
            ¿Por qué el mundo del guión está plagado de gurús y es presa constante de la literatura de autoayuda?
            Primero: porque el cine interesa a todos, y el guión a bastantes. Al menos, interesa a una gran parte de los que escriben, o sea, a unos cuantos a nivel global. Segundo: porque todos queremos reglas, porque el cine, en gran medida está medido y se rige por reglas, o al menos, alterna las reglas con la sorpresa como ningún otro negocio. Y tercero: porque si no te deprimes, no eres human*.
            Tengo un amigo que dice que los libros que ayudan a escribir un guión de cine (y los hay desde generales hasta particulares que se centran en el género) surgen en los años 80’s, junto con la gran industria pop del cine para niños. Y el gran hinchado de los presupuestos gracias a la industria del marketing que entra en juego. En definitiva, este tipo de libros son producto de la muerte del autor que suponen los años 70’s y el Hollywood de agentes y ejecutivos de los 80’s. Estos últimos siempre en busca de garantías comerciales.
            Uno de los secretos del éxito de estos libros, es que siempre le dan vueltas a la estructura más sencilla y clásica del mundo, la aristotélica de toda la vida.  Casi siempre son distintos ejemplos de lo mismo: que si principio, desarrollo y final, que si nacimiento, vida y muerte, que si cabeza, cuerpo y extremidades… Eso en cuanto a estructuras, porque en cuanto personajes todo gira en torno al mito griego: la vida del héroe, el anti héroe, el ex héroe, el no héroe… o su versión antagónica: el villano, la chica, el redentor, el hijo…
            Por cambiar un poco, ojalá algún día un guionista norteamericano de éxito escriba un libro diciendo que los arquetipos del tarot, son la base de todos los guiones de la industria comercial. Así cambiaremos un poco el rollo. Aunque eso del tarot ya lo hacían Beckett y Arrabal, según tengo entendido.
            Otra de las razones por las que la industria editorial autoayudesca y artística tiene tanta cabida en el mundo del guión, es por la idea preconciba por quién sabe quién y cuándo, que viene a decir algo así como que:
“…escribir un guión es algo que todo el mundo puede aprender, pero hay que asesorarse y dejarse guiar por lo mejores profesionales.
            Hay mucho negocio de escritores y guionistas que no escriben, que se la pasan diciendo que cualquiera puede escribir un guión. Y en cierto modo es cierto, todos a fin de cuentas somos unos cualquieras. Pero olvidan siempre una parte importante al terminar la oración: cualquiera puede escribir un guión con mucho, mucho trabajo, más decisión, y talento. Dedicando tu vida a ello.
            Otra de las razones es que los guionistas somos inseguros y además nos la pasamos viendo cine. Así que como donquijotes, estamos medio locos de tanta información dramática en nuestra cabeza, y a la hora de ponernos a escribir, de tanta influencia cinematográfica que poseemos, no sabemos cómo abordar nuestra historia.
            Como ven, todavía no he mencionado ningún título ni autor de estos libros, y no lo pienso hacer. Cada quien que busque, yo ya tengo bastante con el debate de siempre en el ambiente guionístico: libros, manuales para escribir guiones, ¿sí o no? Eso como decir: Hollywood, ¿sí o no? La religión, ¿sí o no? El Cruz Azul, ¿sí o no? ¿Tu boca o la mía?
            Otra razón es que los guionistas a diferencia de otros escritores, siempre queremos más: que nos escuchen más, que nos vean más, que nos lean y filmen más, nos gusta el dinero, y cuando no sabemos qué escribir, escribimos sobre lo que sabemos: guiones. Como éste, su humilde blog. Y la industria editorial se aprovecha de ello publicando nuestro único tema de conversación: cómo hacerle pa escribir un taquillazo, y el guionista no tiene nada que perder y sí mucho que ganar al ser publicado, pues es pobre por naturaleza. Pobre y pobrecito de mí, serían dos modos acertados de definir a un guionista.
            Los guionistas queremos parecer intelectualmente interesantes, y hablar de escritores “de verdad” a ojos de gente ingrata con el cine, nos gusta decir cosas del tipo…
“…Grandes escritores de literatura han fracasado rotundamente como guionistas, entre ellos F. Scott Fitzgerald y William Faulkner.”
            …para que se nos tome en serio. Estamos preocupados por ello, necesitamos que alguien, sea quien sea, nos tome en serio. Somos carne de cañón para la autoayuda guionista. Todos los libros de guión podrían resumirse bajo el título genérico de: ¿cómo conseguir que te tomen en serio la industria del cine? Y en algún momento, todos te dicen: empieza joven y desde abajo, las relaciones son importantes. ¡Y misterio resuelto!
            Si hasta reconocidos guionistas mexicanos (y no cito nombres) declaran cosas tan de manual zen del guión, como ésta:
“Para ser un buen guionista hay que saber conciliar con los colaboradores más importantes, sobre todo con el director. Hay que hacer a un lado el ego y ofrecerse con humildad. Un guionista es un escritor a prueba de balas.”

            ¡Vamos, compadre, tú puedes! Y no sólo puedes acabar ese querido guión antes de que acabe el año, sino que además vivirás del guión y serás un escritor de éxito en esta industria, donde tú tendrás tu lugar, tu ansiado lugar… Y el guionista famoso no calla cosas como:

“Habrá quien piense que soy víctima del síndrome de “pobrecito yo” y que necesito urgentemente algún libro de autoayuda. Y posiblemente tenga razón.”

            Los guionistas tenemos talento para mezclar lo técnico con cualquier historia, tenemos la técnica para ello, ¿pero cómo se escribe un manual de guión?

            Desarrollando el binomio “actitud positiva = éxito seguro” y reduciéndolo al simplismo de “actitud correcta = camino seguro”. En una palabra: todos queremos SEGURIDAD… laboral,  social, en las calles, en las drogas, con las ideas, los tratamientos, y sobre todo, tener siempre la seguridad de que somos y seremos creativos, sólo nos falta lanzarnos ¡a por ello!

            ¿A que se sienten mejor?
            (Creo que no)

19 comentarios:

Anónimo dijo...

y otra vez te vuelvo a escuchar y no te conozco, igual no quiero. Estás drogado, sigues pensando en el guión y su quehacer, en el absorbente oficio de ponerle un precio a las pasiones y lo PEOR! ponerlo al servicio de alguien más; o en la queja y los conflictos, en querer ser famoso, reconocido, luchar con el ego, obligarlo a dar "algo bueno" y luego, refugiarnos en las palabras de autoayuda, jaja. Sí, cogida naturaleza humana! ésa la de sentirnos miserables y buscar consuelo... sí, me siento mejor. GRACIAsss

El inquilino dijo...

Qué gran noticia, si es que sentirse bien cuesta tan poco, unos 15 dólares gringos en Sánborns. :P

Itzel Enciso dijo...

¿Cuál es el objetivo? ¿La fama?, ¿el éxito?, ¿escribir un buen guión? ¿entregarse a la vida y escritura? Podrían seguir las preguntas, las dudas...
A veces, creo que se debe ser claro con lo que se desea, con lo que se quiere ¿para qué "prejuiciar" los anhelos? para qué conservar "ideales" que no dejan ser libres, que son poco flexibles y no se transforman, reinventemos ideales... reinventemos realidades
Sigo creyendo en el hacer por el impulso vital, por la necesidad de crear, esa fuerza incontrolable de escribir, vivir, sentir, aunque algunas veces nos contradigamos. A la fama la veo como consecuencia de esa entrega, ese apasionamiento. La fama no es para mí un fin... y sin embargo, esa es mi postura ¿cuál es la tuya? ¿cuál es la del otro? Ni idea,puede que no sea la misma y no me importa, experimento mi libertad y mis deseos.
¿Cuál es la "receta" de guión? pues supongo que hay herramientas, los guiones, ni la vida son "cuadrados". Y el guión, igual que la cocina, necesita del dichoso "sazón", de la "excepción", incluso del "error".
¿Cuál es la "receta de la vida y las "NO depresiones"? jajajaja no sé me ocurre algo y los libros de superación personal, quién sabe. Sólo sé que escribir, cómo prefieras, aplicando tu técnica, el tarot, el mito griego, el héroe o el cómic... lo que sea... pueden activarte. Sé congruente (aunque, no inflexible) contigo y ya. Escribe, escribe y sobre todo VIVE

Anónimo dijo...

Hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.

Albert Einstein (1879-1955)

El inquilino dijo...

Itzel, estoy de acuerdo: "reinventemos realidades"....
Anónimo: "Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir."
Robert Louis Stevenson (1850-1894)

Anónimo dijo...

Inquilino, ¿y lo de Amy Winehouse?

El inquilino dijo...

Se le acabó el guión. :-( Dios la tenga en su gloria.

acayala dijo...

Pues yo empezaria dandole dos guantadas al so memeo que te ha inspirado esta entrada, para el cual esto de escribir guiones,
Y sobretodo los de comic, es algo facil, sobre todo para mentes creativas como la suya....
Solo por disciplina, dos hostias un fusilamiento y a ver si lo repite.
Pues nene, esos libros de autoayuda guinistica, lo que tienen y demuestran es un error que hay cada vez mas gordo en nuestra sociedad... Habria que enseñar literatura "guinistica" o filmica en las escuelas tal y como se enseña literatura y poesia tradicional. Al finy al cabo, los guinistas y las peliculas, sonlos escritores de ficcion y "libros" de ficcion de la era actua,.
Creo yo

El inquilino dijo...

Cuánto tiempo y qué alegría tenerte de nuevo por aquí, Andreu! Estás en lo cierto, hasta donde yo sé, escribir un guión y escribir una novela es igual de creativo y de difícil (todavía me nadie dice que es fácil excepto los "muy" creativos..)y si menosprecias a uno, menosprecias a todos, pues todos se hacen con manos, plumas e imaginación.
Me encanta: "enseñar literatura y poesía fílmica y guionista como se enseña la tradicional". Eres un crack. :P

Anónimo dijo...

Algunos diríamos: mirá al García Márquez, premio Nobel y ni un guión bueno, boludooo!

Javier Meléndez dijo...

Siempre he pensado que la enseñanza del guión yerra al poner ante los alumnos escenas de películas y pedirles que la analicen. ¿Cómo se ha llegado a esa escena? El guión debe enseñarse con guiones, con las palabras puestas en papel o en el marco de un procesador de textos.

francisco pavanetto dijo...

seré sincero, vuelvo a este blog cada vez que estoy trabado en algún punto de un guión, y eso me hace regresar hasta varias veces al día por aquí. cada disquisición activa una parte en mí que me ayuda a volver más concentrado al trabajo. no se a qué responde, es como calentar los dedos antes de ponerse a escribir, es como entrar en el tema, tal vez la idea de saberme igual a los padecimientos de otros... lo que sea. este blog me saca y me devuelve enérgico a la cosa. larga vida.

El inquilino dijo...

Javier: Recuerdo que ese ejercicio que mencionas es el preferido de la cineasta mexicana a ratos metida a profesora, María Novaro. Y yo lo "padecí" a principio (también creía que no servía de nada) y luego aprendí para qué sirve el juego. Y sirve para escribir de modo más claro de cara a los realizadores, a ser filmado. El punto es aprender que cada pequeña acción del personaje, que cada plano de la peli es un punto y aparte en el guión escrito. Casi como si se tratara de ciencia cierta. Te recomiendo el ejercicio, que en verdad es una mamada, pero se aprende a "planificar" escribiendo y te diviertes si las pelis son buenas... Te he convencido? :P
Francisco: Larga vida, larga fiesta, largo amor, larga escritura...pagada. Nos alegra que te sirvan nuestros tejemanejes. Si estuvieras en México, te invitábamos a un taller. Por lo pronto, no te agradecemos que nos leas sino que uses tu tiempo para escribir tu historia, sólo así se elevará en nivel del guión iberoamericano. ;) Gracias!

The Viewfinders dijo...

No le veo el problema a alguien tan imaginativo como tú. Recuerda las mesas del encuentro. Carlos Cuarón decía que "nadie te enseña a escribir, ¡ni en el CUEC! El talento es el talento". Y en otra mesa se armó una charla interesantísima donde se pinponeaba la idea de que no hay recetas, los manuales son sólo herramientas, sólo hay tips. Si queremos escribir, no hay de otra más que dedicarse a escribir de 6 a 8 horas nalga. Ninguno de los escritores del encuentro sigue un método más que su propio método: no meterse en la camisa de fuerza de un manual.
Te mando besos.

El inquilino dijo...

Echarle horas y ser muy creativo, confiando en ti, y sobre todo ser escritor, asumirte como tal, o en su defecto, ser cualquier cosa que seas o te sientas que eres, más escritor a la sazón. :D

lasolucionelegante dijo...

Después de diez años impartiendo talleres sé que los alumnos llegan con un gran bagaje de conocimientos teóricos sobre guión. Muchos han estado en Másteres la Universidad y otros talleres. (La mayoría son coleccionistas de diplomas). También tienen un amplio catálogo mental de películas de todas las épocas.

Ellos ya saben qué es un plano perfecto en una película perfecta de Hitchcock o Kurosawa, pero a la hora de escribir yerran.

De ahí que desde el primer día insista en la escritura y la lectura de guiones. Mis talleres suponen una inmersión en la escritura, se tenga conocimientos teóricos o no. Además, cuentan con mi experiencia como realizador.

¡Saludos!

El inquilino dijo...

Te citaré dentro de poco, cuando escriba sobre el tema que mencionas, los talleres. Lugares sumamente importantes si tienes una historia que contar y quieres escribirla intensamente una y otra vez, porque si no, puede ser infierno para todos, sobre todo cuando se ponen los técnicos sin talento, al brinco.. :)

The Viewfinders dijo...

Jajaja, así es... Resulta fastidioso ver cómo un grupo de necios (sin talento, como dices) insiste en perder el preciado tiempo del tallereo en irse por las ramas y por las ramonas... Con eso me queda claro, entre otras cosas, que en su vida habían estado en un taller...

Giss Corzas dijo...

Mientras siga siendo para ti un placer tu trabajo, el escribir de esta manera tan real, tan simple y a la vez con el toque de sarcasmo, tan abierta yo creo que lo tienes todo para que tu guión sea espectacular, para que continues y llegues lejos, claro esta cañon no? pero tiene gran parte del camino ganado y lo mas importante los pies sobre la tierra! saludos!!

PD: creo que las guías siempre serán importantes pero algo aún con mas peso será tu creatividad y esa forma tan buena que tienes de captar la atención logrando que queramos seguir leyendo.

Licencia Creative Commons
el inquilino guionista se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.